Presidenciales Perú 2011

Viví hace una década en Perú. Desde entonces han cambiado muchas cosas, pero otras no tanto. Perú ha vivido años de prosperidad gracias a la riqueza del cobre, pero sigue manteniendo los problemas de corrupción que impidieron que Toledo lograra la reelección y que hicieron que saliera Alan García, otro presidente acusado de corrupción en los años 80 y actual presidente, quien por estos días cuenta con una aprobación a su gestión cercana al 30%.

Perú ha vivido decepción tras decepción: cada cierto tiempo siguen apareciendo mujeres modestas frente a la casa de gobierno y lavan la bandera peruana para limpiarla simbólicamente de la corrupción. Es un acto cargado de energía que expresa con fuerza el grado de impotencia que sienten muchos peruanos hacia una situación que persiste y que no distingue colores político.

Es entorno a esta decepción que surge Ollanta Humala: él es el llamado a cambiar los destinos del país, a otorgarles una identidad nueva, a lograr el ansiado y postergado cambio. Sin embargo, esto ha ocurrido antes: el “chino” como llamaban a Fujimori y su partido Cambio 90 eran los llamados a devolverle la paz a un país desolado por el terrorismo del sendero luminoso, quienes mataron a miles amparados por el Gobierno de Alan García. El chino terminó con el terrorismo, logró el desarrollo del país, pero se volvió corrupto y finalmente cayó por aferrarse demasiado al poder. Toledo, el primer presidente indígena, se convertía en la nueva esperanza. Sin embargo, terminó corrompiéndose al igual que sus antecesores, perdiendo a su vez el poder en favor de Alan García.

En Perú no existe la polarización política que existe en Chile en cuanto a izquierda y derecha, lo cual impide la existencia de un voto duro: la gran arma electoral es el populismo. Esto explica la volatilidad en las encuestas que dan primero una semana a Toledo, a la siguiente a Humala. También explica el alto porcentaje de indecisos, 26% que existe hasta el minuto.

Toledo ya fue presidente, durante su administración mantuvo el modelo neoliberal de Fujimori y tuvo un gobierno bastante conservador. Keiko representa exactamente el mismo modelo: cualquiera de los dos que pase sumará los votos del que no pase, venciendo finalmente a Humala. Ollanta Humala lo sabe, por eso se desmarca de Chávez y cuida esmeradamente su discurso. Sin embargo, creo que esto será insuficiente, mal que mal es el candidato de Alán García, representa su continuidad: si comparamos la aprobación de García con la intención de voto de Humala llegaremos a prácticamente el mismo número.

A diferencia de Bolivia, a los peruanos hace rato que no los educan para odiar a Chile, los anti chilenos son en su mayoría personas de 60 años o más. No cabe duda de que el nacionalismo peruano representa una verdad histórica, sin embargo es un movimiento que carece de la misma fuerza que Bolivia, puesto que a Perú también le han quitado territorio los brasileños, los colombianos y los ecuatorianos, con estos últimos incluso perdieron una guerra en los años 90. Así y todo, son el tercer país más grande de la región luego de Brasil y Argentina, por lo que el tema territorial no tiene la misma relevancia que el de nuestro vecinos bolivianos.

Finalmente, Perú vivió 2 décadas muy sangrientas y en la última tuvo paz y prosperidad. Quiero creer y confiar que el domingo se inclinaran por seguir este último camino.

Advertisements

One Trackback to “Presidenciales Perú 2011”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: